Destino

Nubes de color naranja se observan sobre el techo de una casa recién pintada. Parece que será el final de un día lleno de tragedias, pero no, a esta jornada parece quedarle un par de secuencias dolorosas.

En menos de una hora la pintura de la casa ha comenzado a deteriorarse. La inoperancia del mal pintor, sumado la estupidez de un par de jóvenes que jugaban a ser artistas. Han hecho que un hombre de barba esté insultando hasta su padre muerto.

Ahora las nubes son negras, hay un dolor estrepitoso en la cara de una mujer que acaba de llegar con su marido al servicio de primeros auxilios de un hospital decadente.

El barbudo no aguantó, su corazón se ha reventado. Tanta bronca acumulada por lo que había sucedido en su casa, termino con su cuerpo en la morgue de ese lugar avasallado por el tiempo.

La señora aún tiene su delantal puesto, aunque tenga una mancha muy grande de aceite, se puede apreciar una frase que dice, “nada es para siempre”. Alguien le avisa si se lo puede sacar, parece que se siente molesto por la mancha, o por las palabras que salen en ese trapo multicolor.

Han trascurrido un par de minutos, y los familiares directos del hombre de barba han llegado. Algunos piden información de lo sucedido, otros sacan conjenturas de que la pintura estaba vencida. Solo dos de las “visitas”, han preguntado qué harán con el caballo chueco que el hombre tenía.

Es muy obvio que nadie respondió, demasiada presión para esa reciente viuda. Demasiado dolor para ese pobre animal, sabe que si le cambian el dueño será muy pronto la cena de doña Juana, ella ama los “sanguches” de mortadela por la noche.

Ya son las siete de la mañana de un nuevo día. Los que se quedaron, ahora están trasladando el cuerpo del barbudo al cementerio. Los dos que preguntaron por el “chueco”, ahora están charlando con don Roque, un señor que tiene una fiambrería en el centro del condado.

Compartir
Compartir
Compartir
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *