Saludos

Seguramente que los días van transcurriendo demasiado rápidos, es una lógica que uso para entender a las personas que se olvidan de saludar. Puede ser una estupidez de viejo melancólico, pero veo que terminan valorando más su ambición económica, que un abrazo con un ser querido; o con alguien que simplemente necesitaba una palabra de aliento para no olvidar de que se trata la paz.

Escuche miles de excusas, algunos dicen «que no están acostumbrados a saludar» a otros; «que no es necesario; que mañana volverán a verse» Lo más sorprendente son aquellos que deambulan resentidos porque hay un universo que conspira contra ellos, pero realmente se niegan a darle un apretón de manos a esos postergados ancianos que van muriendo lentamente.

Seguramente estará la señora mayor de edad que dirá «Eso pasa porque los padres no le enseñaron educación en su casa» Tampoco dejaré afuera a ese padre que dice «No Saludes a extraños, no todos son como nosotros» Podría desmenuzar el tema de saludo en muchas partes, seguramente alguien culpara al que saluda y habrá otros que defenderán a ese caballero elegante que dice «Buenas tardes, señora».

He logrado entender que el saludo no tiene precio, que muchas veces hemos podido levantar el ánimo de esas flores que tenían muy blandos los pétalos, pero también soy consciente de que tanto saludar; muchos se han llamado a silencio para que no les quite su tiempo.

Siento que siempre habrá una controversia, porque no voy a negar que en algunas ocasiones cerré los ojos para ignorar un saludo, quizás fueron mis momentos de colapso o tal vez sea una excusa cretina por no sentirme a gusto con esas pieles de oveja que me querían tomar la mano.

Fuera lo que sea, he tratado de recapacitar y de que esos momentos un poco frío, convertirlos en situaciones agradables para un par de viejos olvidados o para aquellos solitarios que pretenden desafiar a la señora que siempre nos abraza. Porque aunque suene un poco increíble, hay ocasiones en que tu saludo y el mío… Pueden espantar hasta la mismísima muerte.

Compartir
Compartir
Compartir
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *