Siempre

¿Cuántos días necesitaremos para igualar un corazón bondadoso?

¿Cuántas lágrimas deberemos juntar para que se igualen con aquellas que se derramaron por tanto dolor?

Preguntas que solo serán respondidas por esa mujer de cabellos blancos, mujer que camina por un sendero de flores azules, las cuales fueron cultivadas con mucha pasión, y con infinitas ilusiones.

Esta mujer tuvo que aprender a cargar un peso que le molestaba, pero que sin lugar a duda, también la motivaba. Ella no sabía que iba a suceder, pero se sentía orgullosa de su bella panza, y disfrutaba tanto cuando alguien la abrazaba para felicitarla.

Hace mucho tiempo que se convirtió en madre, algunos de sus conocidos la criticaron. Porque era joven, porque era gorda, y hasta porque… Era negra, ya que su hijo tenía la tez blanca.

Fue calumniada, y hasta injuriada, pero ella seguía firme en su rol de madre. Nada de todo eso había podido detenerla, ni siquiera una terrible enfermedad que la había atacado.

Esa mujer sonreía criando su hijo, le brindaba el tiempo que a ella no pudieron darle, se llenaba los brazos con ese pequeño, sentía que el arcoíris era su guía, y que el canto de las aves era un arrullo para su alma.

Nunca supo de maldades, dedico todo su tiempo a ese chiquito, y a brindarle lo que no tenía al que más lo necesitaba. Supo de tristezas, y de desengaños. De ayudas sin límites, y de mendigos que ni siquiera le dieron las gracias. Fue de muy pequeña que comenzó a cultivar la tierra, y a sembrar las semillas de flores azules que la vida le había regalado.

En eso de que el tiempo se mueve de una forma apresurada, hoy su chiquito se ha marchado. Ya no es ese pequeño como lo sigue viendo ella, ahora es un robusto hombre que desafía al mundo, y que sueña con tener mucho poder para aparentarlo.

No ha habido despedidas, muchos menos abrazos, ya que ese hombre a preferido que un asilo sea la ultima morada de esa mujer de cabellos blancos. A ella eso poco le ha importado, porque mientras camina por ese sendero de flores azules, sabe que para siempre…Ella será Su madre.

Compartir
Compartir
Compartir
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *