Un mundo mejor

La cara del niño sobre la ventanilla, y muchísimas preguntas que se cruzan por su mente. No creo que nadie tenga las repuestas para todas esas incógnitas que él tiene. Tal vez sea demasiado joven para entender este mundo, o quizás los que deberíamos haber hecho las cosas mejor, terminamos destruyendo todo por hacernos los rebeldes.

Son las ocho de la mañana de un día que parece que va a ser agobiante. Aún tengo mis retinas ese chiquito que iba con su mirada extraviada. Es probable que la incertidumbre que llevo en mi mochila se calme con el transcurso de las horas, pero es casi imposible. Las bocinas de los automóviles que están en doble fila me dejan nuevamente en letargo.

De fondo escucho las melodías de dos mujeres que parecen no concordar con sus ideas, parece algo ilógico que eso suceda en estos tiempos. Para no quedar tan estúpido, he decidido no decirles que habrá un mundo mejor, por el momento prefiero escuchar los golpes que ellas han comenzado a propinarse.

No es que me divierta con esa situación, solo que ya han pasado varias horas desde que vi ese niño intrigado. Y si antes no tenía repuestas para sus dudas. En este momento, y viendo lo que sucede, acabo de sepultar las últimas esperanzas que podría regalarle.

Me paro de donde estaba sentado. Ahora voy a subir a un transporte para que me lleve a un lugar más tranquilo, pero no se puede. En la puerta de acceso hay un hombre que carga un cochecito para los bebes, ese “señor” está increpando a una mujer que lleva un bebe en los brazos, aduciendo que él había llegado primero.

Ya estoy arriba. Enciendo mis auriculares, ha comenzado a sonar una canción en ingles que dice, “Nunca lo entenderás porque sucede demasiado rápido”, parece algo paradójico para este día. Situación que se ve interrumpida por la voz de una señorita que está en el fondo diciendo, “Quien tiene algo de dinero para ayudarme…”

Compartir
Compartir
Compartir
Compartir

1 comentario en “Un mundo mejor”

  1. Otra vez logras que mí imaginación me lleve por caminos muy diversos y me pregunte si no será todo una gran paradoja para enseñarnos algo más …. gracias Marce por tus relatos!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *